Halévy, Jacques François Fromental Élie (1799-1862)

Por Hervé Roten

Es en la sinagoga que compositores como Fromental Halévy (1799-1862), Charles Valentin Alkan (1813-1888) y Jacques Offenbach (1819-1880) recibieron su primer formación musical.

Élie Lévy (1760-1826), el padre de Fromental Halévy, era originario de Furth, pequeña ciudad al norte de Núremberg y era jefe de coro en la sinagoga. Después de Declaración de los Derechos del Hombre, viene instalarse en Francia. En 1798, se casó con Julie Mayer, une judía lorenesa, que le da su primer hijo: es así que nació en París, el 27 de mayo de 1799, Jacques François Fromental Elias Lévy. En respuesta al decreto de 1808 ordenando a los judíos matricularse por el registro civil, Elie Lévy cambió su nombre por Halévy por referencia, sin duda, al filosofo y músico sefardí del siglo XII, Juda Halévi.

Criado por los cantos de la sinagoga, el joven Fromental se revela muy pronto particularmente talentoso por la música. A los diez años, entró al Conservatorio de París donde siguió, desde los doce años, la clase de Cherubini. A los veinte años, obtuvo el gran precio de Roma. En Viena, frecuentó Beethoven pero su verdadero admiración recae más sobre Mozart. Después de inicios difíciles en el ámbito del arte lírico, la celebridad llega bruscamente en 1835 con su ópera La Juive (La Judía), sobre un libreta de Escriba. El suceso de esta obra fue fulgurante en Europa durante casi un siglo. Fue traducido en numerosas idiomas y dada numerosas repeticiones. Pues, cayó en el olvido hasta la mitad del siglo XX.

En 1840, Fromental Halévy fue nombrado profesor de composición al Conservatorio de París; tendrá Gounod, Bizet y Saint-Saëns entre sus alumnos. Le apetece durante un momento a política, se presentó a las elecciones de la Asamblea Nacional pero sin éxito. Miembro de la Academia de Bellas Artes desde 1836, fue nombrado secretario permanente en 1854. A pesar de su integración total en la vida política y cultural francesa, Halévy continuó colaborar a las actividades de la comunidad judía, tomando sus distancias con respecto a una ortodoxia demasiada rigurosa.

Es así que escribí algunas músicas vocales para la sinagoga entre las cuales Vayehi binsoa, una pieza solemne acompañando la salida de la Torá fuera del tabernáculo, el salmo 100 Mizmor lessodo, el salmo 115, cantado durante oficios de Pesaj, Chavouot y Soukkot y el salmo 118 Min hametsar que cierre el Hallel. Esta ultima pieza a 7 voces ha sida interpretada por la boda de su sobrino, Edgar Rodrigues con Louise Mayer, el 2 de mayo de 1858; ha sido cantada también durante la inauguración del templo de la victoria, el 9 de septiembre de 1874.

Halévy es también el autor de una versión musical del salmo 130 Mimaamakim, bien conocida en su versión latina bajo el titulo de  De profundis (De las profundidades del abismo te ha llamado, Señor). Esta obra a la formación musical imponente (orquesta y coro) resulta de una pedida del ministro del culto de Luis XVIII al Consistorio de la Sena para conmemorar la muerta del duque de Berry (1778-1820), el sobrino del rey y heredero del trono, asesinado durante la noche del 13 al 14 de febrero 1820.

También le gustará