Rossi, Salomone (sobre 1570-sobre 1630)

por Hervé Roten

Salomone Rossi, o Shlomo Mi-ha-Adumím en hebreo, proviene de una antigua familia judía en Mantua, donde nació alrededor de 1570. Beneficiándose de la tolerancia otorgada a los judíos por los duques de Mantua, creció en relativa paz. La comunidad judía de la ciudad, alrededor de 2.300 miembros, tenía nueve sinagogas y veinticuatro rabinos. Es en este contexto particularmente favorable que el joven Rossi se familiarizará con la música culta.

En ese momento, el espíritu abierto del Renacimiento alentó a una audiencia ilustrada de aficionados judíos a abrazar las prácticas musicales de su tiempo. La existencia de escuelas de música y danza está atestiguada en Venecia desde la primera mitad del siglo XV. A finales del mismo siglo, surgieron compositores y músicos judíos, como Giuseppe Ebreo y Guglielmo Ebreo. Nótese que el término “Ebreo” agregado al nombre del compositor – probablemente por orden del censor – permite identificar formalmente el origen judío de estos dos músicos; esta designación se aplicará a todos los compositores judíos italianos de este período.

Durante el siglo XVI y hasta principios del siglo XVII, la Corte de los Gonzagas en Mantua acogería a numerosos músicos judíos. Llamado “il Ebreo del Mantova” (el judío de Mantua), Salomone Rossi apareció por primera vez en los registros de la corte de Mantua en 1587, primero como corista, luego como violista y finalmente como compositor. Sus primeras composiciones, un libro de Canzonette a tres voces (1589) y un libro de madrigales a 5 voces (1600) están dedicadas al duque Vicenzo Gonzague. A cambio, este último lo eximió en 1606 de llevar señales en sus vestimentas que lo señalaran como judío. A pesar de esta relativa integración, Rossi nunca negará su pertenencia al judaísmo.

Durante más de cuarenta años, Salomone Rossi permanecerá al servicio de los duques Vicenzo y Fernando Gonzague. De 1590 a 1612 trabajó junto a Claudio Monteverdi (1567-1643), el genial creador de Orfeo. Sin embargo, sus madrigales no acusan la influencia de éste. En 1630, Mantua fue sitiada y luego saqueada por tropas austriacas. La mayoría de los judíos se vieron obligados a huir de la ciudad. En este punto perdemos todo rastro de Rossi; se supone que murió poco después, posiblemente a raíz de la peste.

Durante su vida, sus composiciones fueron objeto de veinticinco ediciones. Su obra es imponente: cerca de trescientas piezas, principalmente vocales (canzonettas, duetos, tríos y madrigales sobre poemas de autores italianos de la época) pero también instrumentales, en las que contribuye al desarrollo del estilo del violín y a la elaboración de la sonata barroca.

Las obras judías de Rossi se publicaron en una colección de dos volúmenes, impresa en Venecia en 1622-23 bajo el título Hashirim asher lish’lomo (Cánticos de Salomón), y que contenía treinta y tres cantos religiosos en hebreo para coros de tres a ocho voces. El título de esta colección ha sido a menudo confuso: ningún texto proviene del Cantar de los Cantares atribuido al rey Salomón, ya que la colección se compone de unos veinte salmos y diez himnos o canciones. El Salomón del título se refiere por tanto al propio Salomone Rossi.

El interés de estos coros, además de su innegable belleza, radica en el hecho de que constituyen uno de los primeros intentos de introducir la música polifónica culta la liturgia de la sinagoga. También dan testimonio de las ideas reformadoras que luego agitaron a las comunidades italianas. Estas ideas están apoyadas principalmente por una figura curiosa, el rabino León de Módena (1571-1648).

Este último, un verdadero “maestro de todos los oficios” (¡afirma haber ejercido nada menos que veintiséis profesiones diferentes a lo largo de su carrera!), introdujo en la sinagoga de la comunidad de Ferrara desde 1605 y con ocasión de shabat y otras fiestas, algunas prácticas corales. A lo largo de su vida defenderá la idea de la necesaria renovación de la música de la sinagoga, que le parece anticuada. Así es como, naturalmente, prologó la primera edición del Cantar de los Cantares de Salomón en 1622-23 para reclamar la entrada en la sinagoga del lenguaje musical de sus contemporáneos.

Sin embargo, este movimiento reformista no logró conquistar a todas las sinagogas italianas, y los Cantos de Salomón probablemente sólo se interpretaron allí un número limitado de veces. Hay que decir que el lenguaje musical utilizado por Rossi desconoce totalmente las tradiciones de la música de sinagoga y sus cantilaciones. Rossi aplica a los textos hebreos el lenguaje melódico desarrollado durante medio siglo en Venecia. Por lo tanto, generalmente no llega a las innovaciones de Monteverdi y más bien recuerda a sus contemporáneos Lassus o Viadana.

No fue hasta el siglo XIX, y el trabajo musicológico del cantor Samuel Naumbourg (1817-1880) en colaboración con Vincent d’Indy (1851-1931), entonces de veinticinco años, para que entrara la obra sinagogal de Salomone Rossi finalmente en el repertorio de sinagogas francesas y extranjeras.

Consulta nuestros archivos sobre Salomone Rossi

También le gustará

Publicación de 3 nuevas obras del compositor Serge Kaufmann

Las Ediciones del IEMJ publican tres nuevas composiciones de Serge Kaufmann, Ima ou la Mère dépossédée, Dix duos pour 2…

La música judía en París en la época de la primera sinagoga consistorial (1822-1874)

En su tesis, ahora disponible en formato digital, Gérard Ganvert ofrece un estudio en profundidad de la música sinagogal en…