Alkan, Charles-Valentin (1813-1888)

por Bruno Fraitag

Charles-Valentin Alkan (30 de noviembre de 1813 – 29 de marzo de 1888), compositor y músico tan precoz como Mozart, dotado de una técnica tan sólida como la de Liszt, amigo de Chopin (que, después de su muerte, le “dejó” sus alumnos), fue reconocido de todos los tiempos como un pianista excepcional en la tradición de gran virtuosismo de la epoca romántica.

Alkan nació y murió en la fe judía. Con sus hermanos, compartiendo el apellido de nacimiento Morhange, decidió usar como patronímico el nombre hebreo de su padre y se volvió Charles-Valentin Alkan, mayor. Dominando muchas lenguas antiguas (hebreo, latín, siriaco), tradujo el Antiguo y el Nuevo Testamento. Escribió a un amigo judío alemán, Stephen Heller, que es preferible ser judío para entender bien el Nuevo Testamento… pero destruyó su traducción. También quiso transcribir la Biblia en música, pero nunce lo hará.

Se quedaba muy discreto y se había construido una reputación de misántropo, especialemente después de su derrota de 1848, deseando el cargo de profesor de piano en el Conservatorio, finalmente asignado a Marmontel. Sin embargo, era un pedagogo famoso y se ganaba la vida impartiendo clases.

Colaboró discretamente con el Consistorio para la transformación y la unificación de la liturgia, pero sólo compondrá 2 trozos litúrgicos a petición del hazan Samuel Naumbourg (Ets Khayim et Hallelujah[1]Algunas grabaciones y partituras pueden ser consultadas en el Institut Européen des Musiques Juives.).

Aceptó el cargo de organista de la sinagoga de la calle Notre Dame de Nazareth (la primera de las grandes sinagogas erigidas en París en el siglo XIX, antes de la Victoria, los Tournelles, Buffault…) para al final dimitir algunos días después… Redactó una recopilación de Prières pour orgue, algunas con un texto en hebreo en evidencia, pero esos trozos, de muy buena calidad, son tan composiciones libres como oraciones. Escribió una Paraphrase sur le Psaume 137 (Al N’harot Bavel), pero le dio el título en latín Super flumina Babylonis, y la obra fue dedicada a un abad. Las letras de su Psaume 41 (Salmo) son igualmente en latín.

Escribió cortas Melodías judías, pero la primera (Adon Olom Acher Moloch, pronunciando como en asquenazí) lleva como letra Andon Ôlom, Anschér molc’h, sin realmente saber, Alkan no dejaba nada al azar, la causa o el origen de esas modificaciones. La tercera es una melodía… sin letra, para órgano, sobre un tema ya utilizado por Benedetto Marcello (lo demostró la musicóloga Anny Kessous-Dreyfus), compositor veneciano del siglo XVIII, cristiano interesado por la liturgia judía. Además, esas melodías eran dedicadas a una aristócrata rusa, Zina de Mansouroff, que no conocemos para nada (¿quizás era una alumna, o una amante?). Sólo sabemos que se convertirá en la dama de compañía de la zarina, cargo que no tiene mucha relación con la melodía judía.

Alkan cita al profeta Miqueas, puesto de relieve en el 3er movimiento (adagio) de su Grande Sonate pour piano et violoncelle, es sin duda su obra más exitosa, y de aspecto perfectamente profano. Ese tercer movimiento fue escrito en do mayor, en este caso es una tonalidad meditativa que encontramos en Ets Khayim.

Alkan murió en 1888, aplastado por su biblioteca, mientras estaba buscando el Talmud, según la leyenda, probablemente falsa, pero apropiado a ese gran hombre. Fue enterrado en la sección israelita del cementerio de Montmartre, un domingo de Pascua.

En su testamento, legó una parte de sus bienes a su hijo biológico Elie Miriam Delaborde y a su hermano menor Napoléon Alkan (ambos pianistas de alto nivel), previó una renta para un concurso anual de cantatas sobre temas bíblicos, un concurso que nunca saldrá a la luz.

Más información sobre Charles-Valentin Alkan
Consultar partituras en línea de Charles-Valentin Alkan
Consultar nuestros archivos sobre Charles-Valentin Alkan

References
1 Algunas grabaciones y partituras pueden ser consultadas en el Institut Européen des Musiques Juives.

También le gustará

Tsuzamen – Sirba Octet

Este álbum es un formidable testimonio de esperanza: la de los judíos, los armenios, los gitanos, cuyos repertorios el Sirba…

Fondo Jacinta

Depositado en el IEMJ en mayo de 2022 por la artista, el fondo de Jacinta incluye unas cuarenta fotografías, desde…

Jacinta, entre yiddish, canciones judeoespañolas y tango

En la serie "Itinerarios de Vida", descubra la entrañable personalidad de Jacinta, una artista de origen argentino que también canta…

Jacinta, una vida en canción

Descubra una selección de canciones yiddish, judeoespañolas, argentinas y francesas de Jacinta, una artista con una voz de oro