Los judíos en el Maghreb a través los cantores y musicos en los siglos XIX y XX

por Alain Chaoulli

Edición L’Harmattan, el 4 de septiembre de 2019, 260 p.
Prefacio de Simon Elbaz

Especialista de la cultura judía iraní, Alain Chaoulli propone en su libro un vasto panorama de la música judeo-arabo-andaluza de los tres países del Maghreb, Argelia, Marruecos, y Túnez.

Se describen los principales géneros musicales (malouf, nouba, Sanaa, msaddar, dardj, btâybi, inçirâf, khlas, hawzi, aroubi, melboun, chaabi, matrouz etc…), así como las biografías de numerosos artistas judíos del Maghreb, como Albert Rouimi (1919-1999) alias Blond Blond, el cantor albino imitador de Maurice Chevalier, Lili (Élie) Boniche (1921-2008), autor del famoso éxito « Alger-Alger » y de la adaptación de « La Mamma », « Ya Ymma » de Charles Aznavour, Maurice El Médioni (1928), Salim Hallali (1920-2005), nacido en una familia de panaderos de un padre de origen turca et de una madre judeo-bereber, Élie Moyal alias Lili Labassi (1897-1969), padre del comediante Robert Castel, Cheikh Raymond Leiris (1912-1961), asesinado, Éliane Sarfati (1926-2003) alias Line Monty, Saül Durand (1865-1928) alias Mouzino, René Perez (1940-2011), Sultana Daoud (1915-1998) alias Reinette la oranésesa Messaoud Médioni (1893, 1943) alias Saoud el oranés, deportado en Sobibor con su hijo de 13 años, Simone Tamar Allouche (1932, 1982), “la voz de oro de Constantina”, Yafil Ibn Shbab (1877-1928) alias Edmond Nathan Yafil y Joseph Benganoun (1890-1975) alias Cheikh Zouzou, virtuoso del violín.

Encontramos también la mención de intérpretes más recientes, como Jo Amar, pionero de la música litúrgica judía, Haïm Botbol (1938), primer cantor a utilizar la guitarra eléctrica, Rabbi David Bouzaglo (1901-1975), Simon Elbaz (1938), autor, comediante, actor, compositor y cantor, Raymonde Cohen-Abecassis (1943) alias Raymonde El Bidaouia, Zohra El Fassiya (1905, 1994), grande cantora popular, Félix Wizman (1937-2008) alias Félix El-Maghribi, Salomon Amzallag (1922-2008) alias Samy El Maghribi, que emigró en Canadá dónde fue chantre de sinagoga, Maxime Karoutchi, el rabí Haïm Louk (1942), virtuoso de la música arabo-andaluza y Émile Zrihan (1952), el “ruiseñor marroquí”.

El autor consagra también varias paginas en los recorridos artísticos de Issim Israël Rozzio (1897-1939) alias Cheikh El’Afrit, “el astuto”, quién fue invitado por el bey de Túnez a producirse al Palacio del Bardo todas las semanas, de Élie Touitou ( 1932-2000) alias El Kahlaoui Tounsi, percusionista experta ès-darbouka, quién ha hecho una buena carrera en los Estados Unidos, de Maurice Meimoun (1929-1993) alias Meimoun El Tounsi, intérprete de laúd árabe y de violín, del grande Raoul Journo (1911-2001), condecorado por Jack Lang et Habib Bourguiba, de Habiba Msika (1903-1930), quién fue asesinada por un pretendiente despedido, de Asher Mizrahi (1890- 1967), nacido en Jerusalén y fallecido en Israel después haber vivido mucho tiempo en Túnez, de Hana Rached (1933-2003), hija de la cantante y bailarina Flifla Chamia, de Leïla Sfez (1874, 1944), sobrina de Habiba Msika, de las hermanas Shemmama, Kammuna, Mannana, Bibiya y Bhayka que acompañan el famoso violinista de Louisa Saâdoun (1905-1961) alias Louisa Tounsia y de Slama Youssef (1903-1970), grande interprete de cítara quién descansa ahora, en Jerusalén.

Las judeo-idiomas y los instrumentos de música son abordados en esta obra, que además contiene varios capítulos dedicados al auge del judaísmo norteafricano, algunas veces constando de inexactitudes o anunciando una voluntad evidente de embellecer una convivencia que no fue siempre tan idílica.

En resumen, este libro, acompañado por un CD y un DVD de Simon Elbaz en el Matrouz, constituye una fuente valiosa de informaciones, a pesar de algunas imprecisiones.

Una contribución al patrimonio musical judío de África del Norte. A descubrir….

Pedir el libro

También le gustará