Las selijot en ritos italianos

Una selección de selijot interpretadas por Alberto Funaro, Bruno Polacco, Aldo Pérez, Fernando Belgrado y los cantores y fieles de los templos Maggiore y Spagnolo de Roma

Las selijot son oraciones de arrepentimiento durante las cuales el devoto implora el perdón de Dios por los pecados cometidos. Esta costumbre se basa en los trece atributos de la misericordia que, según la tradición, fueron transmitidos por Dios a Moisés (Éxodo 34, 6-7).

Originalmente, las selijot se leían durante el servicio y el ayuno de Yom Kipur. Luego, esta costumbre se extendió a 10 días (yamim noraím) entre Rosh Hashaná y Kipur. Las comunidades ashkenazí y jasídica recitan las selijot del sábado por la noche anterior (al menos cuatro días) de la fiesta de Rosh Hashaná. Las comunidades sefardíes las leen al amanecer antes de las oraciones matutinas durante cuarenta días, a partir del 1 de Elul.

La siguiente lista de reproducción presenta una selección de selijot realizadas en diferentes ritos italianos. Italia es la comunidad judía más antigua de Europa. El asentamiento de judíos en la península se remonta a la revuelta macabea (175-140 a. e. c.). Su presencia se vuelve significativa en el Imperio Romano en -63, especialmente en Roma donde perpetúan su rito (llamado italkí) que no es ni el mundo ashkenazí ni el mundo sefardí. En el siglo XI, judíos romaniotas y ashkenazíes se establecieron en Venecia y Padua. Al mismo tiempo, las comunidades judías del sur de Italia prosperaron hasta el siglo XIII, bajo el control del Imperio Bizantino. Después de la expulsión definitiva de los judíos de Francia en 1394, las comunidades de rito francés se reunieron en las ciudades piamontesas de Asti, Fossano y Moncalvo, donde mantuvieron su propio rito, llamado así por las iniciales de estas ciudades minhag apam o afam. Al mismo tiempo, los judíos provenzales se asentaron en Cerdeña, entonces posesión aragonesa. Desde finales del siglo XIV, Italia, y en particular Livorno y Venecia, se convirtieron en tierra de bienvenida para muchos judíos españoles que huían de conversiones forzadas.

Con la inmigración sefardí, la comunidad judía italiana toma su composición final original, con la convivencia de tres comunidades que mantienen sus caracteres distintivos: los llamados judíos italianos o italkím, de la comunidad ya establecida bajo el Imperio Romano, los judíos ashkenazíes de Alemania y Francia, y los judíos sefardíes de España, a los que se suman los judíos romaníes, de los Balcanes. Debido al establecimiento de guetos, viven y construyen sus sinagogas una al lado de la otra. Su número llegó a unas 50.000 personas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos judíos de Libia, Irán y, en menor medida, Europa del Este, se establecieron en Roma, Milán y Livorno, donde continuaron llevando a cabo sus ritos.

Leer el artículo de fondo sobre la selijot

Documents joints

0:00
0:00

También le gustará