Rock, hard rock, metal, punk y músicas judías

Historia

La música rock apareció en los años 50 en los Estados Unidos. A partir de los años 1960 se desarrolló en muchas subcategorías, siempre en los Estados Unidos, pero también en el Reino Unido. Hoy en día existen decenas de géneros de rock diferentes (psych rock, garage rock, heavy metal, punk, hardcore, glam rock, grunge, hard rock, new wave, alternativo, progresivo, etc.).

Musicalmente, el rock se caracteriza esencialmente por una melodía vocal dominante, una guitarra eléctrica, un bajo y una batería. Pero se pueden añadir muchos otros instrumentos, como sintetizadores, trompas, acordeones o violines eléctricos.

En las tendencias del “rock extremo” (hard rock, heavy metal, punk, hardcore…), la música es fuerte, rápida y violenta. Las letras pueden ser comprometidas, humorísticas o provocativas.

Heredero de la “prostest song”, el rock a menudo esta considerado como una forma de expresión de la juventud popular y como un grito de rebeldía contra el conformismo, la moral dominante y la sociedad de consumo. “Sex, drugs, and Rock n’ Roll !”

Derivado del rock, el punk-rock nació en los Estados Unidos en los años 60, antes de popularizarse en el Reino Unido en los 70, sobre todo con los Sex Pistols o The Clash. La música es violenta, rápida, saturada, a veces en detrimento del juego instrumental. El punk dice que no es necesario tocar la música perfectamente para producir punk. Una guitarra eléctrica, una batería y unas letras sulfurosas gritadas son suficientes. Lo que cuenta es la energía y el mensaje enviados. Este mensaje es el anticonformismo llevado al extremo, la militancia, que pasa por la provocación y el humor. El movimiento punk puede describirse con la frase “No Future” [No Futuro]. A menudo se asocia con el movimiento anarquista, cuya frase emblemática es “Ni Dios, ni Amo”.

 

sex-pistols-never-mind-the-bollocks-track-by-track-e7224f50-77f0-496e-963e-8ae7ee48daf9_pet.jpg
Sex Pistols, 1977

 

Rock, hard rock, metal, punk y música judía: una interferencia creativa

¿Pueden las músicas judías mezclarse con el rock, o incluso con el punk? Ciertamente, ya que docenas de bandas lo han hecho. La música es a menudo el reflejo de una identidad. Así, los músicos judíos que tocan esta música quieren reivindicar una doble identidad: judía y rebelde.

Que sean religiosos o no, estos músicos expresan su pertenencia a una cultura milenaria, a una historia, a unas costumbres. Algunos expresarán su amor de Dios y de la Torá, otros se referirán al viejo yid que trabaja frente a su máquina de coser por unos cuantos kopecks, otros por fin reinterpretarán las melodías klezmer que se tocan en las bodas, de un shtetl a un otro. Y todos gritan su cólera. Contra el orden establecido, las injusticias, la guerra, la sociedad de consumo…

En los Estados Unidos, en Israel, en Australia o en Francia, aquí están algunos grupos de música tocando rock judío, metal judío, punk judío y otros.

 

 

yidcore.jpgYidcore es un grupo australiano judío de punk rock, formado en 1998 en Melbourne. Su música enérgica y festiva, que abarca éxitos judíos e israelíes, juega mucho en el terreno del humor y de la provocación. Su primer álbum homónimo, publicado en 2000, contiene 18 temas famosos, como Dayenu, Haleluya, Maoz Tzur, Yerushalayim Shel Zahav o incluso Hatikvah, todos ellos interpretados con baterías rápidas, guitarras saturadas y voces chillonas. También versionaron el musical El violinista en el tejado que rebautizaron como Fiddlin On Ya Roof.
Ver su sitio web
Escucar el primer álbum en Youtube

 

Moshiach Oi! es una banda de hardcore basado en moshiachoi_pet.jpg New-York cuyos músicos expresan su amor por el punk rock y la Torá. En 2008, tras redescubrir sus raíces judías, el cantante fundador de la banda comenzó a escribir canciones sobre el estudio de la Torá, la llegada del mesías o la alabanza a Dios. El término “¡Oi! ” simboliza la música punk-rock de la clase obrera inglesa. En cuanto al término “¡Oy! “, la banda lo define como el eterno sonido de la clase obrera judía. A la vez, violenta, rápida y comprometida, la música de este cantante, discípulo del rabino Najman de Breslov, hace bailar la gente tanto con crestas en la cabeza como con orejeras.
Escuchar la música
Ver un videoclip en Youtube

 

golem_pet.jpg

La banda Golem, con sede en Nueva York, lleva tocando klezmer rock desde el año 2000. Actúan en toda Norteamérica, así como en otras partes del mundo, con un repertorio reactualizado de música de Europa del Este, judías y no judías. Las actuaciones de los músicos son a la vez divertidas, enérgicas, teatrales y respetuosas con tradiciones. El cantor carismático no dudara por ejemplo, teniendo el torso desnudo, a abrir una botella de vino en la escena, descalzarse, y beber el vino de su zapato.

Ver su sitio web

 

yiddishprincess_000.jpgYiddish Princess, también con sede en Nueva York, toca hard rock/power pop, ¡en yiddish! Con canciones como Oy Avram y A Glezele Yash, el grupo reinterpreta las canciones folclóricas yiddish con una música potente y muy melódica. La cofundadora del grupo es la cantante Sarah Gordon, que es la hija de Adrienne Cooper, una cantante e investigadora que desempeñó un papel importante en el renacimiento del klezmer y el yiddish en Estados Unidos en la década de 1970, incluyendo actuaciones con los Klezmatics, para citar solo ellos. Entonces, no es necesario insistir sobre la gran calidad musical de este grupo. Al interpretar canciones tradicionales con una música moderna, Yiddish Princess se sitúa deliberadamente en el lado humorístico (el Power Pop suele ser ridiculizado por otros rockeros más “serios”). Y al actualizar las canciones en yiddish para convertirlas en power pop/hard rock, Yiddish Princess abre las puertas de la cultura yiddish a gente que no la conocía. Y en eso, es un acto militante.
Ver su sitio web

 

daniel_kahn.jpgDaniel Kahn and the Painted Bird también reinterpretan canciones en yiddish. La música de este grupo no puede definirse realmente como rock, es más bien música tradicional, con el uso de acordeón, clarinete, violín. La guitarra eléctrica y la batería suelen estar ausentes. Sin embargo, la banda se define a menudo como siendo “punk”. De hecho, la música del grupo es enérgica y bailable, y la actuación de los músicos en el escenario puede ser provocadora. Interpretan por lo esencial canciones en yiddish del repertorio revolucionario o canciones de lucha. Estas canciones transmiten mensajes universales y atemporales, como el deseo de justicia social, el horror de la guerra, la libertad… Además, Daniel Kahn habla muy bien el yiddish y traduce una parte de sus canciones al inglés. Al hacer resonar esta lengua magullada, y al traducirla al inglés, universaliza el mensaje de las canciones en yiddish.

Ver su sitio web

 

klunk-4_pet.jpg

En Francia, la banda Klunk existe desde 2012 y toca “klezmer-yiddish-punk-metal”. Toma las canciones yiddish, especialmente las revolucionarias y de lucha, y las reinterpreta en una música que mezcla el punk-rock y el metal (riffs de guitarra pesados y rápidos, energía sobreexcitada…). El mensaje que se transmite es muy “punk”, con entonaciones militantes (justicia social, igualdad para todos y todas), humorísticas y muy a menudo provocadoras.

Ver su sitio web

 

Hay muchas bandas que fusionan estos estilos, y es imposible enumerarlas todas aquí. Daremos como ejemplo una lista no exhaustiva de grupos no presentados en este artículo: Jewdriver, Schmekel, Horse Raddish, Damn Dirty Commies, Asher Yatzar, The Shondes, Gangsta Rabbi, Jew Cocks, The Debaucherauntes, Gevolt, Koyt Far Dayn Fardakht

Véase el sitio web de Michael Croland, autor de Oy Oy Gevalt, Jews and Punk y Punk Rock Hora
Más información sobre el libro Oy Oy Oy Gevalt, Jews and Punk
Más información sobre el libro Punk Rock Hora

0:00
0:00

También le gustará

Publicación de 3 nuevas obras del compositor Serge Kaufmann

Las Ediciones del IEMJ publican tres nuevas composiciones de Serge Kaufmann, Ima ou la Mère dépossédée, Dix duos pour 2…

La música judía en París en la época de la primera sinagoga consistorial (1822-1874)

En su tesis, ahora disponible en formato digital, Gérard Ganvert ofrece un estudio en profundidad de la música sinagogal en…