Journo, Raoul (1911-2001)

Figura emblemática de la canción tunecina

Por Hervé Roten

Nacido en Túnez en 1911 y fallecido en París en 2001, Raoul Journo es autor-compositor-intérprete de más de 90 canciones escritas en el más puro estilo de la música oriental. Cantante con una voz poderosa, se dedicó a la interpretación de los taâlil, estos cantos de alabanza improvisados durante las ceremonias familiares (parto, circuncisión, bar-mitsva, henna, boda…). Pero más allá de la música, existe la historia de un hombre que ha tenido que ir contra el destino para escapar de la miseria.

Raoul Journo nació el 18 de enero de 1911 en un barrio popular de Túnez donde convivían pacíficamente los judíos y árabes. Su familia vivía en condiciones rudimentarias. Su padre, pintor de brocha gorda, no tenía suficiente dinero para alimentar a su familia. Así que su hermana menor meurt por falta de atención médica y privación de alimentos a los cinco años.

Desde una edad temprana, Raoul Journo se interesó por la música y el canto, para desgracia de su madre que deseaba que se convirtiera en médico o abogado. Sin embargo fue la voz melodiosa de su madre interpretando poesía y aroubis (poema nostálgico cantado) que activó la voluntad del joven Raoul para ser cantante. El canto fue su válvula de escape para superar las condiciones de vida míseras.

A los 9 años, cada sábado a partir de las 2:00 de la mañana, Raoul iba a rezar con su padre en dos sinagogas. Su voz melodiosa y poderosa cantando las oraciones encantó a los fieles con el mayor orgullo de su padre. Tras su bar-mitsva en 1924, iba a la sinagoga cada lunes y juves por la mañana.

En los cafés se familiarizó con las melodías y las canciones de su época. En aquellos tiempos, los propietarios de los cafés difundían en los tocadiscos los discos de cera de los principales cantantes de moda: Chiri El Hassanin, Zaki Mourad, Habiba Msika, Om Kaltoum, Cheikh Salama, El Abedih Chir El Chafti, Abdel Wab… En la escuela israelita de la Hafsia, recibió – entre otras – las clases de canto de Gaston Bchiri que le enseñó piezas de maluf, canciones egipcias, tunecinas y tripolitanas. Un día, Gaston Bchiri, impresionado por el talento de su joven alumno, habló con el padre de Raoul para proponerle que acompañara a su hijo en veladas musicales donde tenía un contrato. Pero su padre se negó rotundamente. En aquella época, ser cantante se consideraba una profesión para la gente vulgar y pervertida.

A los 15 años, Raoul Journo tuvo que dejar la escuela para encontrar un trabajo para que su familia pueda sobrevivir. Durante casi seis años, realizó diversas tareas de mantenimiento siguiendo cantando cuando podía. A los 17 años, adquirió un oud (laúd oriental) y, sin haber tomado ninguna clase, dominó rápidamente el instrumento. Su notoriedad se extendió progresivamente y fue cada vez más solicitado para espectáculos donde se encontraba a veces con celebridades, como Habiba Msika. También asistía a menudo a los conciertos de Louisia Tounsia.

Cuando apenas tenía 18 años, Raoul Journo, consciente de su talento y de sus posibilidades artísticas, dejó de actuar en los cafés y tabernas y tomó clases de canto. A los 21 años, encontró a Emilie, su futura esposa, que le pidió que renunciara a su carrera musical. Afortunadamente, empezó a obtener sus primeros éxitos como cantante-autor-compositor en Radio Tunis donde era a menudo invitado. Fue admitido en la Sacem y grabó su primer disco en 1933 bajo la dirección del famoso pianista Messaoud Ahbib, director de orquesta y también director de la compañía discográfica Pathé Marconi. Este primer disco, que tuvo un gran éxito por toda África del Norte, lanzó Raoul Journo a la cima, permitiéndole asegurar unos ingresos gracias a la música.

En 1933, Raoul Journo embarcó en un barco. En dirección París. Tras la grabación de diez canciones con Pathé-Marconi, firmó un contrato con la compañía Polydor para la grabación de dos nuevos discos incluyendo cada uno diez canciones. De vuelta en Túnez, con su reputación parisina, fundó su propia orquesta profesional y se casó con Emilie, el 24 de junio de 1934, a pesar de la diferencia de clase social.

Una primera hija, Lyli, nació de esa unión en 1935, pero las remuneraciones artísticas de Raoul Journo – que daba una parte a sus padres – no permiten una vida decente a la pareja con su bebé. Raoul Journo, que aún no aceptaba la remunación por su actuación como cantante, tuvo que seguir trabajando por otra parte. Al mismo tiempo, la radio tunecina, donde a menudo interpretaba canciones nupciales, lo impuso como el ídolo de las bodas árabes. Los judíos lo solicitaban también para los brit-mila, bar-mitsva, henna, bodas, cumpleaños…

En 1938, nació su segunda hija, Simone. La carrera de Raoul estaba en ese momento en su apogeo, pero la guerra y la ocupación de Túnez por los nazis pusieron fin a los conciertos. Los tiempos son difíciles y los estómagos vacíos. Durante la liberación, las actividades artísticas de Raoul se reanudaron. A menudo era invitado por el Bey y las celebridades de Túnez.

En agosto de 1946 y en junio de 1950 nacieron dos nuevas hijas: Flavie y Dany. Raoul Journo realizó giras triunfales por Marruecos y Argelia. En Casablanca, actuó en el escenario con Leïla Tounsia y Samy El Maghribi, no muy lejos del cabaret Au coq d’or donde cantaba Salim Halalli.

En 1967, Emilie y Raoul abandonaron Túnez para reunirse con sus tres hijas instaladas en París. Para su gran sorpresa, Raoul Journo empezó a partir del 1971 una carrera parisina con su nuevo conjunto orquestral Ari Bock. Actuó durante los bar-mitsvas, bodas y otras ceremonias judías, pero también en la televisión francesa, en el Casino de París (1987), en el Olympia (1991) o incluso en la cité bleue de Ginebra (1999).

El 3 de agosto de 1980, fue condecorado por el Presidente tunecino Bourguiba con la medalla de oficial de la orden del mérito cultural. También fue consagrado Caballero de las Artes y las Letras, el 3 de octubre de 1985, por Jack Lang, ministro de Cultura.

Raoul Journo falleció el 22 de noviembre de 2001, poco tiempo antes de los 91 años. Está enterrado en Jerusalén y a lo largo de su carrera compuso más de 90 canciones, hoy en día la mayor parte está disponible en CD o en internet.

Biografia: Raoul Journo, ma vie, par ma fille Flavie, Biblieurope, 2002, 263 p.

También le gustará

El séder de Rosh Hashaná entre los judíos norteafricanos

El Séder de la noche de Rosh Hashaná consiste en el consumo de alimentos simbólicos -conocidos como simanim (signos)- y…

Thieves of Dreams – Zloději snů

Cuando su madre acababa de morir, Lenka Lichtenberg descubrió dos cuadernos muy desgastados conteniendo poemas escritos a mano por su…